Reflejos

Un artista es como el que va con un espejo en el pecho. Aliado con la luz, que permite ver la verdad, refleja a las personas que le rodean aunque no quiera. Algunos pintando, otros escribiendo, cantando, construyendo... cada uno como puede. Con reflejos de cosas que hablan más de nosotros que la imagen exterior de cada uno.

Me gusta pensar que me pasa lo mismo. Que reflejo las personas que veo como puedo. Y me gusta mi labor de espejo porque así ayudo a la gente a cambiar. Y también porque, aunque a veces produzca reflejos incómodos, la "culpa" es siempre del otro... Enfrentar a los demás consigo mismos es hacer ver sin que te vean, y eso mola...

Pero lo que no esperaba era encontrarme con otro espejo; contigo... me gustó la idea de averiguar qué le pasa a la gente al estar delante de un espejo... Sabía que debía ser humilde, aceptar lo que apareciese en mi reflejo fuera lo que fuera... pero no me podía esperar lo que pasó.

No sé si alguna vez habías puesto antes un espejo delante de otro... Si no te acuerdas haz la prueba por favor. Antes de seguir leyendo... ya sé que lo puedes hacer en otro momento pero es preciso que lo hagas ahora, para comprender lo que voy a decir. 


Al situarme delante tuya, tu reflejo produjo en mi espejo, en mi pecho, de inmediato, una puerta abierta hacia un agujero infinito: podías verme por dentro!